Opinión PDF Imprimir E-mail
Lunes, 10 de Junio de 2013 19:38

Cuando los dinosaurios no paran de volver…!

Artículo de opinión: Fernando Rodal. 

Leíamos con atención en estos días, informes publicados en la prensa internacional, acerca de cómo los científicos pretender clonar animales y/o seres humanos prehistóricos, presentes en la evolución hasta ahora conocida del planeta , e inmediatamente pienso y digo :estos señores/as científicos/as deberían contratar y/o estudiar,- sin lugar a dudas- a los representantes de unos cuantos gobiernos europeos y latinoamericanos, que guardan y conservan , tan pero tan bien, en sus cromosomas, el código genético hiper-neoliberal.

Razón por la cual los científicos deberían sentirse muy animados- por este ejemplo de supervivencia política-, en su búsqueda por volver a desarrollar seres vivos que representan el pasado de la humanidad.

Una y otra vez, sin la más  mínima  creatividad, ni tampoco demostrando interés alguno en tenerla, vuelven sobre sus pasos cada vez que tienen que enfrentar las demandas generadas- por las crisis y la “incapacidad” política de resolver  los asuntos colectivos de máxima atención- , provenientes de una humanidad creciente en número poblacional  y en  necesidades vitales, claramente insatisfechas.

Comentaba hace un tiempo el Presidente de Venezuela Hugo Chávez: “El socialismo en lo económico tiene también su peso específico. Debemos ir de manera progresiva transformando las estructuras de modelo capitalista y eso nos llevara un largo tiempo.

Porque el modo de control del capital es metabólico, se reproduce a sí mismo, tiene mecanismos de reproducción, tiene especies de virus que aparecen, reaparecen, y se expanden, y  aquí en Venezuela, el modelo capitalista fue sembrado a fondo no solo en la realidad concreta, sino en la mente de la gran mayoría de los venezolanos”.

Para muestra de tal condición sistémica -casi universal-, baste observar la crisis de los llamados países desarrollados, que han visto y ven al igual que otras regiones del mundo cómo y de qué manera se manifiesta  y  se desarrolla la misma.

Abordar con clara conciencia este asunto, no es un tema de académicos o de teoría política-solamente-, sino que es un particular desafío de la evolución humana en su búsqueda de una calidad de vida superior, lo cual representa una exigencia muy importante del nivel  táctico de las acciones de resistencia y de propuesta, que se llevan adelante para alcanzar este objetivo. En donde debe quedar internalizado que somos parte del problema y no solamente depositarios, de las decisiones de los centros de poder relativamente establecidos.

En este sentido vuelve a tomar especial relevancia el tema de la unidad en la acción de las fuerzas que pretenden representar y organizar las legítimas demandas de los grandes sectores populares.

Es aquí donde se pone a prueba lo anteriormente colocado como problema a resolver por las reflexiones de Chávez: ¿cuánta burocracia político-sindical hemos creado y que tamaño tiene la misma en función de las necesidades de las mayorías de la población?, ¿ la pretensión hegemónica de las mismas generalmente  justificada  por la “posesión de la  verdad”,- que las mismas estructuras han construido-, son el instrumento idóneo para enfrentar las crisis y organizarse democráticamente ?,estas son algunas preguntas que consideramos de máxima prioridad comenzar a responder y actuar en consecuencia.

Resulta claro, que no podemos responder a esto como quién compra en un mercado algún producto, es que la vida nos exige creatividad y compromiso, por estar la misma en permanente movimiento.

Tratar de responder a este desafío significa romper y animarse a ensayar, no solo, nuevas formas de la política y su representación objetiva y simbólica, sino, observar metódicamente y con capacidad de ensayo teórico, la nueva realidad que nos interpela en nuestras acciones cotidianas.

Si bien es cierto, que es manifiesta la necesidad antedicha, tenemos sin embargo enormes certezas históricas por las cuales seguir bregando por su desarrollo y encontramos uno de sus núcleos duros, en la defensa irrenunciable de la Educación Pública, frente a los embates privatizadores de todo tipo, forma y color.

Es aquí en donde abundará el material de trabajo suficiente, por ser esta, uno de los centros neurálgicos de la  disputa generada por la búsqueda irracional de la concentración del ejercicio del poder, presente  en el modelo dominante.

Por lo tanto, es ahí donde se “juega” aunque parezca exagerado, una parte importante del futuro de la humanidad.

Es bueno pensar y actuar frente a la estrategia asumida, como lineamientos generales para un periodo, es sin embargo, en la táctica en donde nos encarnamos a  la realidad concreta, generando hechos y situaciones. Las opciones tácticas por responder a problemas precisos e inmediatos, pueden y deben ser variadas, se tornan más flexibles.

Coordinar estos dos aspectos: estrategia y táctica, sin entrar en contradicciones que las inviabilicen, deberá tomar cuenta la realidad concreta y el periodo previsto para su desarrollo.

En ciertas épocas, de grandes avances de la humanidad, todo parece dar cierto, todo es energía desbordante, los corazones y las mentes, sienten que nada podrá impedir el paso hacia nuevos y mejores horizontes.

Sin embargo, hay épocas menos luminosas, más desesperantes, en donde el aire está cargado de penurias, que pueden conducir a nublar la conciencia colectiva y privada, de una sociedad.

Flujos y reflujos, presentes en las crisis profundas, que cíclicamente podemos ver y sentir en carne propia  sus duros efectos en nuestras sociedades.

Es en estos momentos, en donde nuevamente la experiencia acumulada nos enseña e indica con claridad, que una de las tareas más complejas en este marco de situación, es romper el aislamiento de las personas-consecuencia natural de la desilusión-, articulando a los movimientos sociales para lograr la confluencia de los objetivos más inmediatos, y tratando de generar al mismo tiempo, un estado de la  conciencia, que pueda ser sostenido en términos de más largo plazo, para de esa forma unir táctica y estrategia ,de la manera más democrática y exitosa posible.

En la Confederación de Educadores Americanos-C.E.A., hace unos cuantos años ya, que hemos aprendido una  lección a fuego : ni somos, ni seremos nunca capaces de representar todo y a todos, en el ámbito de la lucha por la Educación Pública,( ej. de esto último es la creación del FORO POR LA EDUCACION EN IBEROAMERICA) por lo tanto como reza nuestro último Congreso Ordinario: vamos por la UNIDAD en la DIVERSIDAD, sin miedos, ni pretensiones hegemónicas, sin convertirnos en mercaderes que ofrecemos un “producto sindical”, como quién compite entre los propios trabajadores, para ver quién construye la “empresa” más importante.

Lo del título: vale para “LOS DINOSAURIOS”,- pero también para todos y todas-, asumir el compromiso por alcanzar mayores grados de justicia y libertad, significa animarnos a confiar en nuevas formas, de hacer la política-sindical, en donde descubriremos un potencial infinito de encuentros-articulaciones, entre los trabajadores/as, que demostrará y permitirá descubrir para la vida diaria,  lo que escuchamos a menudo en las canchas de futbol: “SI SE PUEDE”.